Inicio   |   Mapa Web
Omitir vínculos de navegaciónSistemas de seguridad pasiva > Protección contra hurto, robo y atraco Protección contra hurto, robo y atraco

La protección contra hurto, robo y atraco, dentro de los términos generales de disposición de los elementos técnicos de seguridad pasiva, implica la implantación de los medios de prevención y protección necesarios para contrarrestar los riesgos y amenazas por sustracción de bienes.

Entre los principales materiales y equipos de seguridad pasiva para protección contra el hurto, robo y atraco, de aplicación a los establecimientos comerciales, cabe destacar:

  • Las mamparas y tabiques, de especial protección para la compartimentación de áreas interiores de seguridad.
  • Los cerramientos y vallados, alambrados o enrejados, para protección de áreas externas o perimetrales.
  • Los cierres y persianas de seguridad, para escaparates, accesos y áreas de almacenes.
  • Las carcasas antihurto, para protección de los artículos y mercancías en venta.

Son de aplicación complementaria los elementos y sistemas de control de accesos y protección ante la intrusión.

Mamparas y tabiques

Las mamparas y tabiques son elementos arquitectónicos básicos de separación. Su empleo como pantallas de seguridad de interiores para protección ante la intrusión requiere un estudio previo para la adecuada adaptación a cada caso y circunstancia en función de las especiales implicaciones de seguridad.

Aplicación. En el mercado específico de la seguridad, existen modelos fabricados especialmente con dicha función y con distintos grados de seguridad. También existe la posibilidad de emplear materiales con condiciones especiales de seguridad en sistemas tradicionales de mamparas y tabiques, consiguiendo las condiciones de seguridad requeridas en cada caso.

La tipología de las mamparas y tabiques de seguridad que se puede establecer, de acuerdo a su función, es la siguiente:

  • Según la forma de montaje: elementos fijos y elementos practicables.
  • Según el material en tabiques: ladrillos, yeso/escayola, yeso/cartón, hormigones, fibrocemento, maderas, materiales sintéticos, materiales metálicos y combinaciones especiales.
  • Según la clase de construcción: tradicional, industrializada y prefabricada.
  • Según el grado de seguridad: resistencia al ataque con elementos manuales, con equipos mecánicos y con proyectiles ligeros.

De acuerdo a los parámetros y objetivos de seguridad específicos de cada instalación, con el estudio de la adecuada combinación y equilibrio de la diferente tipología de mamparas y tabiques, se plantearán las diferentes soluciones.

Cerramientos y vallados

Son medios de protección perimetral que delimitan el área de propiedad y/o área de seguridad o recintos de riesgo especial para impedir, restringir o retrasar el intento de intrusión o la fuga desde el interior y dificultar la aproximación a locales o puntos vitales de la instalación.

Para conseguir los objetivos anteriores, los medios pasivos de protección perimetral a aplicar pueden ser: empalizados, enrejados y alambradas.

Aplicación. Cada uno de los tipos de cerramientos y vallados será de aplicación de acuerdo a las necesidades específicas de seguridad y al establecimiento de sus objetivos de protección perimetral.

Para la definición de los medios pasivos a implantar, será de especial importancia tener en cuenta los posibles métodos de intrusión a los recintos protegidos.

Debido a la vulnerabilidad, en general, de los medios de protección perimetral ante la variedad y contundencia de los posibles métodos de intrusión, los medios pasivos deberán ser complementados, según los casos y circunstancias, con medios activos y/o humanos que nos puedan proporcionar la adecuada e inmediata información ante cualquier intento de intrusión.

Los cerramientos y vallados. Son elementos de cerramientos perimetrales exteriores, que se utilizan con o sin especiales condiciones de protección. Se clasifican en:

  • Según su tipología: alambradas, empalizadas y enrejados.
  • Según el material empleado: aceros, aleaciones ligeras, hormigones y maderas.
  • Según los medios de ataque: simples, compuestos, complejos y sofisticados.
  • Según el grado de seguridad: paso por debajo, a través, por encima y por destrucción.

La determinación del modelo de valla a instalar se definirá en función de los criterios siguientes:

  • Riesgos analizados.
  • Grado de seguridad a obtener.
  • Cálculos de carácter técnico: naturaleza del terreno, vientos dominantes, temperaturas mínimas y máximas, sismología, sistema de seguridad en el que se integra la valla, etc.

Cierres y persianas

Los cierres y persianas son elementos tradicionales de la arquitectura y la construcción, a los que se podrá dotar de funciones específicas de seguridad para protección ante la intrusión, en función de las características específicas de su construcción.

Aplicación. Su aplicación será tanto en interiores, escaparates de tiendas y accesos como para la protección exterior en el mismo perímetro de un gran formato comercial. Se clasifican en:

  • Según su tipología: plegables, extensibles, enrollables, abatibles y deslizantes.
  • Según el material empleado: aceros normales, aceros especiales, aleaciones ligeras, materiales sintéticos, maderas y combinaciones de varios de ellos.
  • Según su accionamiento: manual, mecánico, electromecánico y neumático.
  • Según el grado de seguridad: ataque con medios manuales, con equipos mecánicos y con proyectiles ligeros.

Es de destacar la gran importancia que tiene que los cierres y persianas estén diseñados y fabricados realmente como elementos de protección, así como lo fundamental que resulta para su función de seguridad que estén recibidos o anclados adecuadamente en los huecos disponibles.

Carcasas para protección antihurto

Las carcasas para protección antihurto son cajas transparentes que contienen en su interior el producto a la venta y que están dotadas con un dispositivo electrónico que avisa cuando se intenta traspasar una antena de detección sin que este dispositivo electrónico esté desactivado. Al realizarse la venta del artículo, se procede a su retirada, el producto queda liberado y puede atravesar la antena de detección sin incidentes. Este tipo de carcasas son reutilizables en su totalidad. Las carcasas de protección antihurto combinan la protección pasiva con la activa.

La protección pasiva contra el hurto mediante este tipo de sistemas de protección ha de considerar dos grandes parámetros: por un lado, la imagen de la organización y de la marca del producto en exposición; y por otro, la rentabilidad de utilización de este tipo de protección con respecto al valor del producto protegido y al incremento de la cuenta por pérdida desconocida.

Confederación de Empresarios de Andalucía
c/ Arquímedes, 2. Isla de la Cartuja
41092 Sevilla
Tel.: 954 48 89 00
Fax.: 954 48 89 11
www.cea.es