Inicio   |   Mapa Web
Omitir vínculos de navegaciónSistemas de seguridad activa > Protección contra incendios Protección contra incendios

La protección activa contra incendios es el conjunto de medios, equipos y sistemas instalados para alertar sobre un incendio e impedir que éste se propague evitando las pérdidas y daños producidos por el fuego.

Entre los principales equipos, sistemas e instalaciones de aplicación a este tipo de actividad comercial, cabe destacar:

Los sistemas de detección básicos o los sistemas de detección precoz o multisensoriales, para áreas de exposición y almacenaje de productos.

Los equipos de pulsación puntual, para casos de emergencia

Sistemas de detección de incendios

Un sistema de detección de incendios lo conforma el conjunto de elementos, equipos y sistemas instalados para asegurar el conocimiento precoz de un incendio en sus inicios posibilitando una intervención rápida y eficaz.

Por tanto, la función de un sistema de detección automática de incendios es la de descubrir el foco en el tiempo más corto posible y dar la alarma para que puedan tomarse todas las medidas apropiadas, como evacuación del recinto, llamada a servicios de intervención, activación automática de los sistemas de extinción, etc.

Los componentes de los sistemas de detección automática de incendios están regulados en diversas normas tecnológicas.

Tipos de sistemas. Según su configuración y tecnología de fabricación, los sistemas de detección de incendios se clasifican:

  • Sistemas convencionales. Distribución de los detectores en zonas, definidas mediante el tendido de cableado, en las que no es posible identificar individualmente a los detectores asociados a ellas. El recurso de indicadores de acción asociados a cada detector o grupo de ellos exige la supervisión personal como único medio de localizar exactamente el punto de alarma de incendio.
  • Sistemas direccionales. Distribuidos en lazos, zonas y subzonas, mediante los cuales es posible identificar un número determinado de puntos de alarma de incendio.
  • Sistemas identificables. Distribuidos en lazos o bucles, identifican el punto donde se ha producido una alarma de incendio y lo reportan a la central de incendio sin más posibilidades de actuación.
  • Sistemas analógicos. Distribuidos en lazos o bucles, disponen de identificación puntual de la alarma y de evaluación analógica de la zona protegida. Además, permiten actuaciones como: evaluar el nivel ambiental, programar desde la central los valores en cada detector, comunicación bidireccional, mantenimiento desde la misma central, etc.

Componentes del sistema. El sistema de detección de incendios básicamente consiste en:

  • Equipos que envían señales. Una serie de detectores de incendio y pulsadores manuales, distribuidos por toda la instalación, capaces de señalar la presencia de un incendio en su estado inicial.
  • Equipos que reciben señales. El sistema de aviso de alarma será acústico, sirenas y/o altavoces, y permitirá la transmisión/recepción de alarmas locales y de alarma general. Asociados al sistema de detección, también reciben señales otros equipos como puertas cortafuego, exutorios de humos, repetidores, etc.
  • Equipos de control. Central de detección automática donde se centralizan las alarmas y donde reside toda la lógica de funcionamiento, por la cual se llevan a cabo una serie de acciones preventivas programadas en caso de emergencia.

    Los componentes más significativos de un sistema de detección de incendios son:

  • Detectores de incendio.
  • Centrales de incendio.

Detectores de incendio. El detector de incendio es el elemento que posee como mínimo un sensor que controla de manera continua o a intervalos regulares un fenómeno físico y/o químico asociado a un incendio, y que proporciona como mínimo una señal al equipo de control y señalización. La decisión de dar la alarma de incendio o de hacer funcionar un equipo de protección automático contra incendio puede realizarse a nivel del detector o de la central.

En función del fenómeno detectado, los detectores se clasifican en:

  • Detectores de humo. Detector sensible a las partículas de los productos de combustión y/o de pirólisis en suspensión en el aire (aerosoles).

    Detector de humo por ionización. Sensible a los productos de combustión capaces de afectar las corrientes de ionización en el interior del detector. Detecta tanto partículas visibles como invisibles y tanto humo negro como blanco. Es el más adecuado para la detección de incendios con humo y llamas.

    Detector óptico de humos. Sensible a los productos de combustión capaces de modificar la absorción o la difusión en la zona infrarroja, visible y/o ultravioleta del espectro electromagnético. Detecta partículas visibles y de humo blanco. Es el más adecuado para la detección de incendios con mucho humo y poca llama.

  • Detectores de temperatura. Detector sensible a un incremento de temperatura.

    Detector térmico. Se activa cuando la temperatura ambiente excede de un determinado valor previamente establecido.

    Detector termovelocimétrico. Se activa cuando el incremento de la temperatura excede de un cierto valor en un tiempo determinado o se llega a un valor de temperatura prefijado.

  • Detectores de llamas. Detector sensible a la radiación emitida por las llamas procedentes de un fuego. En función del espectro de luz preferente emitido por la sustancia en combustión, los tipos básicos son:

    Detector de infrarrojos (IR).

    Detector ultravioleta (UV).

    Detector combinado (IR+UV).

  • Detectores de gases. Detector sensible a los productos de combustión gaseosos y/o de descomposición producidos por el calor.

    En función del número de sensores que incorpora, los detectores se clasifican en:

    Unisensoriales. El detector dispone de un único sensor de acuerdo a un único principio de funcionamiento (iónico, óptico o térmico).

    Multisensoriales. El detector dispone de dos o tres sensores de acuerdo a dos o tres principios de funcionamiento (iónico+ óptico, iónico+óptico+térmico, etc.).

  • Existe una adecuación de aplicación de cada tipo de detector en función de determinados parámetros ambientales.

Centrales de incendio

La central de incendio constituye la parte central del sistema de detección de incendios y básicamente realiza las siguientes funciones:

  • Proporciona la alimentación eléctrica al resto de componentes de la instalación (detectores, pulsadores, avisadores, etc.).
  • Comunica con los componentes de la instalación, indicando las situaciones de alarma, fallos, identificación de puntos, etc.
  • Transmite la señal de alarma, activando los dispositivos de alarma, alerta y mando de las instalaciones.
  • Vigila la instalación y avisa sobre cortocircuitos, cortes en la línea, fallos de alimentación, etc.
  • Controla las señales de entrada y salida.
  • Controla el funcionamiento programado, que deberá estar basado en las características, en muchos casos previsibles, del desarrollo de un posible incendio.

Igualmente, la central de incendio es el equipo que activa otros dispositivos asociados que forman parte de sistemas diferentes al de detección. A través de las salidas que posea puede telemandar:

  • El sistema de evacuación de humos.
  • El cierre de puertas cortafuego.
  • La activación de sistemas de extinción automática.
  • La activación de transmisores telefónicos de alarmas.
  • El bloqueo de ascensores en planta baja.

Pulsadores manuales

Los pulsadores manuales de alarma son los dispositivos de accionamiento manual que permiten provocar voluntariamente una alarma y transmitir esta señal a la central de incendio. Son un elemento esencial en toda instalación de detección de incendios.

Su ubicación será tal que la distancia máxima a recorrer, desde cualquier punto de la instalación hasta un pulsador, no supere los 15 m.

Confederación de Empresarios de Andalucía
c/ Arquímedes, 2. Isla de la Cartuja
41092 Sevilla
Tel.: 954 48 89 00
Fax.: 954 48 89 11
www.cea.es