Login / Registro
Noticias-PRL

Proponen adaptar la organización del trabajo al desarrollo tecnológico.

_x000D_ En un encuentro auspiciado por Unify, que se celebró en Servimedia, y en el que estuvieron presentes Jose Ramón Pin, economista y profesor del IESE; Ana Herrero, Directora de Proyectos y Servicios de Forética; Ángel Mahou, director de Sistemas y Tecnologías de la Información de Red Eléctrica de España; Stephanie Szweifel, responsable de la red de empresas de la Fundación Más Humano; Belén González, directora de Marketing y Comunicación en Unify; Jaime García Cantero, experto en nuevas tecnologías y profesor de EOI; y el economista Juan Royo, coincidieron en poner a las personas en el centro de la nueva forma de trabajar a la que deben adecuarse las organizaciones.

_x000D_

_x000D_ El mayor grado de desarrollo tecnológico, que está cada vez más presente en el día a día de las personas, ha conllevado un nuevo paradigma en el que “el trabajo se ha convertido en una actividad y no un lugar” según García Cantero. Para García Cantero “estamos ante un nuevo modelo de empleo que ha surgido de un profundo cambio social”.

_x000D_

_x000D_ Precisamente Pin puso el énfasis en el modelo económico participativo, en el que las tecnologías de la información y comunicación añaden valor. Aseguró también que se ha producido un cambio en la forma de dirigir a las personas, en las que se debe de tener en cuenta unos objetivos y no unas tareas, además tienen que describir niveles de emoción de los componentes de los equipos.

_x000D_

_x000D_ Por su parte, Szweifel aseguró que el valor diferencial de las empresas está en las personas. Los individuos de la sociedad del siglo XXI responden a una nueva forma de comportamiento y las organizaciones deben de acomodarse a él, con objetivo de ser competitivos y poder retener el talento que le aporte un valor diferencial frente al resto, a la vez que se apuesta por una entidad más humana.

_x000D_

_x000D_ El problema surge cuando según Angel Mahou se trata de implementar la nueva forma de trabajar correspondiente a la actualidad en compañías que todavía se siguen comportando desde un punto de vista organizativo como en el siglo XX. En este sentido Pin reiteró que se requieren liderazgos distintos y aptitudes de las personas.

_x000D_

_x000D_ De igual forma, Ana Herrero aseguró que hay una necesidad de que tanto los individuos como las empresas se adapten a los nuevos modelos de negocio. En cualquier caso, la representante de Forética indicó que la implantación de las nuevas tecnologías debe ir acompañada de una cultura empresarial y la adopción de políticas internas que impidan posibles perjuicios a los empleados.

_x000D_

_x000D_ A modo de conclusión, Belén González afirmó que la nueva forma de trabajar hará que las empresas sean más responsables, comprometidas y humanas, a la vez que productivas, y reiteró la necesidad de liderazgo, formación y aptitud personal.
_x000D_  

_x000D_

Sobre el autor

Otras Publicaciones