Login / Registro
El presidente de la CEA hizo estas afirmaciones durante su intervención en el Foro de Economía y Sociedad de Córdoba
Notas-Prensa, Noticias

EL PRESIDENTE DE LA CEA ABOGA POR UN ENTORNO NORMATIVO QUE GENERE CONFIANZA Y QUE FAVOREZCA LA INVERSIÓN E INCENTIVE EL CONSUMO

El presidente de la CEA hizo estas afirmaciones durante su intervención en el Foro de Economía y Sociedad de Córdoba

• Javier González de Lara: “Necesitamos más empresarios y más empresas, con más dimensión, más innovadoras, más competitivas y que desarrollen mejor su capital humano”

El presidente de la Confederación de Empresarios de Andalucía, Javier González de Lara, ha pronunciado hoy una conferencia en el Foro de Economía y Sociedad de Córdoba, que promueve la organización empresarial ASFACO, y que cuenta con el patrocinio de la Fundación Cajasol y Fundación Enresa. En su intervención, que se ha titulado “Realidad y retos de la pyme”, el presidente de la CEA ha abogado por un entorno normativo que genere confianza, que favorezca la inversión e incentive el consumo de familias y empresas, que impulse un mercado de trabajo dinámico y, en definitiva, que conlleve beneficios para toda la sociedad andaluza.

Puesto que ahora que se atisban, muy tímidamente, los primeros signos de lo que parece ser la recuperación económica es el momento para despejar el camino para que las ventajas competitivas que tiene la empresa andaluza encuentren un marco adecuado en el que desarrollarse. Y la palabra clave para tener un entorno Administrativo despejado y libre de obstáculos para que la iniciativa privada pueda crear riqueza y empleo es: desregulación. Una desregulación ordenada y sostenible, que siente las bases de la necesaria homogeneización normativa.

En este sentido, podemos afirmar que las rigideces institucionales, los intervencionismos en la vida económica y laboral, son gérmenes inhibidores de iniciativas empresariales y, por consiguiente, significan un pasaporte al desánimo y a la dificultad añadida de creación de riqueza y empleo. En síntesis, la burocracia es inversamente proporcional al crecimiento y al desarrollo social y económico de los territorios. Y ante esta situación sólo cabe la desregulación, no de los derechos, sino de los procedimientos. Este debe ser el verdadero cambio que está tomando carta de naturaleza en las sociedades modernas y más avanzadas económicamente.

El presidente de la CEA dijo que está convencido de que se abre un nuevo tiempo para las empresas, para los empresarios, para las organizaciones empresariales y también para la sociedad en su conjunto, la de Andalucía y la del resto de España. Y añadió que hay que recuperar los valores perdidos del esfuerzo, el tesón, la iniciativa y el mérito.

Asimismo, se hace preciso recuperar la credibilidad y la capacidad de ilusión de los empresarios en nuevas inversiones y proyectos. También es cierto que las sociedades tienen que avanzar, y la sociedad española y la andaluza, son un ejemplo evidente de esa constante y continuada progresión.

En ese sentido, las organizaciones empresariales tienen que fortalecerse y estar muy atentas al devenir de los acontecimientos. Las empresas deben, por su parte, reiterar su apuesta por las organizaciones empresariales, depositar en ellas mayor confianza y capacidad de acción.

Por todo ello, el presidente de la Confederación recordó que, desde que asumió el reto de esta presidencia, señaló que una nueva CEA era posible, bajo la dirección de un nuevo equipo de gobierno. En estos primeros meses, hemos estado desarrollando un riguroso plan de viabilidad, y hemos culminado el proceso de reestructuración interna. Ahora, la idea es modernizar y transformar la organización. Ahora corresponde un Plan de Acción para la Nueva CEA, muy amplio y ambicioso, con carácter global, basado en los principios de transparencia, participación, gestión eficiente y reputación.

En cuanto a los principales retos de futuro de la empresa andaluza, que pasan, sobre todo por el ámbito sectorial, la coyuntura económica y por las vías que habría que elegir para partir con ventaja, cuando se vislumbre de manera evidente el tan anhelado crecimiento económico, el presidente de la CEA enumeró algunos de ellos a modo de titulares. Dijo que es necesario un renovado modelo productivo en Andalucía, y éste debe formularse en la Propuesta 2020 para la reindustrialización. El objetivo principal es el fortalecimiento del sector industrial de forma sostenible y equilibrada, a fin de que incremente su peso en el conjunto de nuestra economía, hasta el alcanzar el nivel óptimo del 20 por ciento del PIB.

Más industria y más innovación, equivalen a menos desempleo. Hay que internacionalizar nuestras estructuras productivas y empresariales. Impulsar la creación y el desarrollo de empresas en los sectores de generación intensiva de empleo, como son la construcción e infraestructuras, el turismo y el sector agroalimentario.

Y, además, fomentar la creación y desarrollo de empresas en los sectores estratégicos y de futuro como la industria aeronáutica, las empresas de base tecnológica, las dedicadas a la logística y al transporte, la distribución comercial, el medio ambiente, la energía o las industrias culturales.

Finalmente, el presidente de la CEA recordó, sintéticamente, a modo de conclusiones, cuáles son los desafíos más importantes que ha de afrontar nuestro tejido productivo en el corto y medio plazo. Y dijo, en este sentido, que necesitamos más empresas y más empresarios. Empresas con más dimensión, más innovadoras, que desarrollen mejor su capital humano, y más competitivas.

Afirmó que debemos impulsar más estructuras productivas, con capacidad de salir al exterior e internacionalizarse. Empresas que cuenten con una financiación estable, diversa y también extra bancaria, que les permitan seguir creando empleo y riqueza. Con una Administración Pública transformada, redimensionada, austera y eficiente.

Todo lo anterior, en un entorno favorable a la actividad productiva, con menos trabas burocráticas, mayor seguridad jurídica, baja presión fiscal y bajos costes sociales. Y para finalizar esta enumeración, sólo recordar que estas condiciones deben encuadrarse en un adecuado marco de Responsabilidad Social Empresarial.

Sobre el autor

Otras Publicaciones