Login / Registro
Noticias-PRL

El absentismo laboral crece un 21% en tres años según Ibermutuamur.

Sevilla, 30 de octubre de 2018. Fuente: www.equiposytalento.com.

En el marco de la jornada ‘La gestión del absentismo y del compromiso en la empresa’, organizada por Cede-Red y el grupo Baker McKenzie, Ibermutuamur ha revelado que el absentismo laboral creció un 21% entre 2014 y 2017. En este sentido, el subdirector general adjunto de la Mutua, Luis Carro Santa-María, propuso que se otorgaran más competencias a estas entidades, como gestionar el alta y tratamiento de la patología osteomioarticular.

La tasa de absentismo laboral creció en España un 21% entre los años 2014 y 2017, disparándose hasta el 5%, frente al 4,1% que se registró en 2012-2013 (-17%), según cifras del VII Informe de Adecco. Este es uno de los datos incluidos por Luis Carro Santa-María, subdirector general adjunto de Ibermutuamur, durante su intervención en la jornada ‘La gestión del absentismo y del compromiso en la empresa’, organizada ayer por Cede-Red y el grupo Baker McKenzie.

Además, Carro Santa-María señaló que el sector arrojó un resultado negativo por contingencia común, que comenzó a notarse en 2015 (-103 millones de euros) y que el pasado año superó los 460 millones de euros. Según expuso, estos resultados ponen de relieve la necesidad urgente de revisar la actual gestión de la incapacidad temporal (que representa entre el 75% y el 80% del total del absentismo), tanto desde la óptica de los Servicios Públicos de Salud y del Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS), como de las empresas y las mutuas.

En este sentido, Luis Carro abogó por una serie de medidas, mediante los oportunos cambios normativos, para lograr una mejor gestión de la incapacidad temporal, como son la revisión de la financiación de la Contingencia Común y del sistema de reservas, mayores competencias a las mutuas en el alta y tratamiento de al menos la patología osteomioarticular, la posibilidad de enviar propuestas de incapacidad permanente directamente al INSS y la creación de grupos de trabajo entre el INSS, el Servicio Público de Salud y las propias mutuas.

También analizó al fenómeno del presentismo en el lugar de trabajo, cuyo impacto es difícil de valorar por las empresas, y concluyó su exposición refiriéndose al modelo de empresa saludable. Concretamente, explicó que este modelo ya había sido puesto en marcha por Ibermutuamur, englobando factores relativos tanto al ambiente físico de trabajo como a los recursos personales de salud, al ambiente psicosocial de la organización o a la participación en las actividades de la comunidad.

Sobre el autor

Otras Publicaciones